Tomate de mar Actinia equina

El Tomate de mar Actinia equina, toma su nombre común por su parecido a la conocida fruta, sobre todo cuando se encuentra cerrada adherida a la roca. Esta anémona es muy familiar para la mayoría de las personas que ha frecuentado litorales rocosos y espigones. Tiene apariencia de esfera gelatinosa de color rojo oscuro cuando está fuera del agua durante la marea baja.

Tomate de mar Actinia equina cerrada

Perteneciente a la Familia Actiniidae. Los actínidos son en su mayoría anémonas costeras que tienen una distribución mundial. Muchas especies viven en costas rocosas expuestas donde prevalece la fuerte acción de las olas, un hábitat que pocas anémonas prefieren.

El género Actinia comprende a especies con tentáculos dispuestos en forma de hexágono, fácilmente retractables. Disco basal muy ancho y columna suave y bastante baja.

El género Actinia, engobla a cuatro especies en la Península Ibérica:

  • Cari.
  • Equina.
  • Fragacea.
  • Striata.

Dentro de la especie actinia equina, existen dos subespecies:

  1. Actinia equina atlántica.
  2. Actinia equina mediterránea.

Tomate de mar Actinia equina

La anatomía del tomate de mar se divide en tres partes: los tentáculos, la columna del cuerpo (que alberga la cavidad gastrovascular, la faringe, las gónadas y los músculos retractores) y la base (que incluye la base del pie que se une a una superficie sólida).

Esta anémona tiene una base ancha, hasta 5 cm de diámetro, que se adhiere al sustrato donde se asienta. De columna lisa. Tiene hasta 192 tentáculos dispuestos en 6 círculos. Los tentáculos de longitud media y se retraen fácilmente si se molesta al animal. Es de color uniforme, puede ser de color rojo (el tono más común es el rojo óxido) , marrón, verde o naranja. Se reproduce por viviparidad. A menudo se presentan manchas azules brillantes como verrugas.

ACTINIA EQUINA abriéndose a cámara rápida

Puede mostrar un comportamiento agresivo hacia los individuos vecinos. 

Un aspecto fundamental para esta anémona es su capacidad de contracción. Al pasar mucho tiempo fuera del agua, al contraerse mantienen agua en su interior permitiéndole sobrevivir hasta que sea nuevamente cubierta por la marea. 

Tomate de mar Actinia equina abriéndose. Sin visibles algunos tentáculos

En cuanto a su alimentación indicar que comerá casi cualquier cosa que caiga en sus tentáculos. Moluscos, isópodos marinos, caracoles, chitones… Cuando la anémona «siente» la presencia de una presa potencial, ataca al organismo utilizando sus nematocistos. La célula punzante se desenrolla y puede liberar toxinas en la presa. Estas toxinas paralizan al organismo inhibiendo su capacidad de escape. 

Tomate de mar Actinia equina, detalle de tentáculos
Téntáculos de un Tomate de mar Actinia equina.
Tomate de mar Actinia equina, detalle de boca
Boca de un Tomate de mar Actinia equina.

El Tomate de mar Actinia equina pueden moverse lentamente deslizándose sobre su base. 

En inglés son denominadas como Beadlet Anemone.

Distribución del Tomate de mar Actinia equina

Océano Atlántico Norte y el Mar Mediterráneo. También existen poblaciones que se extienden a lo largo de la costa atlántica de África

Hábitat del Tomate de mar Actinia equina

Actinia equina se encuentra adherida a sustratos duros desde la costa superior a la inferior y rara vez en áreas submareales hasta profundidades de alrededor de 20 m. Rocas, piedras, grietas, sustratos firmes, etc. Puede observarse tanto en situaciones expuestas como protegidas. Es una especie muy versátil que tolera altas temperaturas, salinidad y desecación. Siempre se retrae cuando está fuera del agua.

El Tomate de mar Actinia equina pica

Esta anémona tiene poderosas toxinas que utiliza para la alimentación y defensa. Si un humano entra en contacto con él, puede causar escozor y enrojecimiento de la zona.

Entradas recomendadas

Otra anémona muy común en nuestros litorales rocosos es la Anémona común Anemonia Sulcata.

Experiencia con el Tomate de mar Actinia Equina

En una anémona muy común y fácil de localizar en litorales rocosos de las costas de Málaga. Por su aspecto y color llamativo es fácil de localizar, tanto fuera del agua como en ocasiones donde realices buceo con tubo.

Puede llegar a ser urticante al tocarlos por lo que es mejor no molestarlos.

Puede ser mantenida en acuarios de agua marina donde observar su voraz apetito, pudiendo ser mantenido con trozos de calamar o gambas.

Finalmente indicar que este ejemplar fue localizado en una playa rocosa entre Benalmádena y Fuengirola, Málaga, España.

Referencias bibliográficas y de interés

Iberfauna. 2008.  Species Actinia equina. . En: IBERFAUNA. El Banco de Datos de la Fauna Ibérica. Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Enlace: http://iberfauna.mncn.csic.es/showficha.aspx?rank=T&idtax=26937
(Fecha de acceso: 11/09/2020).

Bergbauer, M., & Humberg, B. (2018). Fauna y flora mar Mediterráneo . Omega.

Sánchez Tocino, L., & Ocaña Martín, A. (2003). Fauna submarina de las comunidades biológicas del litoral / Luis Sánchez Tocino y Amelia Ocaña Martín. Diputación Provincial de Granada.

Ager, O. 2001. «*Actinia equina*, Beadlet anemone. Marine Life Information Network: Biology and Sensitivity Key Information Sub-programme. Plymouth: Marine Biological Association of the United Kingdom» (On-line). Accessed 11/07/04 at http://www.marlin.ac.uk/species/Actiniaequina.htm.

Un comentario sobre «Tomate de mar Actinia equina»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies