Lagartija andaluza mirando a la camara lateralmente. Primer plano.

La Lagartija andaluza Podarcis Vaucheri es una especie de reptil muy presente en la Comunidad Autónoma que marca su apellido (Andalucía).

Es un reptil de cabeza aplanada, cuerpo esbelto y hocico agudo. De un tamaño aproximado a los 6-7 cm de longitud de cabeza y cuerpo.

Presentan una cabeza aplanada, la parte superior con manchas negras. Su coloración y patrones de dibujos son muy variables entre los diferentes ejemplares de las misma especie. Por norma general, presentan un color oliváceo con pequeñas manchas negras. Estas manchas también son visibles en el vientre y garganta. Suele ser definida una banda lateral oscura. Vientre blanco o naranja pálido.

Es un reptil escamoso que se alimenta de variedad de invertebrados como escarabajos, moscas y hormigas, etc.

Podarcis vaucheri. lagartija andaluza tomando el sol en una piedra. Se observa el cuerpo verdoso con escamas y puntos.

Distribución de la Lagartija andaluza Podarcis Vaucheri

Sur de España y norte de África. La lagartija andaluza es la lagartija más común en Andalucía.

Hábitat

Gusta de terrenos rocosos o pedregosos. En estos espacio dispondrá de «solariums» y escondrijos donde acudir en caso necesario para guarecerse de indeseable depredadores o fotógrafos perturbadores.

También son observables en áreas de bosque, pradera y matorral.

Podarcis vaucheri. lagartija andaluza tomando el sol en una piedra. Se observa el cuerpo verdoso con escamas y puntos. Detalle de cabeza.

Dimorfismo sexual en la Lagartija andaluza Podarcis Vaucheri

Especie que presentan dimorfismo sexual. Por lo general los machos presentan una cabeza más robusta y son algo mayores que las hembras. Durante el periodo de celo presentan ocelos de tonos azules en la zona exterior de las escamas ventrales más externas.

Experiencia Fotográfica

Si bien los comienzos para tratar de retratar a este reptil no fueron muy halagüeños, les debí de transmitir cierta confianza para que finalmente un ejemplar se dejara retratar de manera sorprendente. Las ganas de este reptil por solearse me permitieron sacar unos primeros planos con los que quedé satisfecho.

Finalmente indicar que el ejemplar fotografiado en la entrada procede de La Sauceda, en el Parque Natural de los Alcornocales, Cádiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *