Oruga Esfinge de las Lechetreznas sobre una Euphorbia

Oruga Esfinge de las Lechetreznas

Mi encuentro con la Oruga Esfinge de las lechetreznas Hyles Euphorbiae, tuvo lugar el pasado Día de las Aves (Octubre de 2019). Estuve, otro año más, con parte de mi familia, en el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce, Málaga. Ese día se celebran varias actividades en relación, evidentemente, a las aves (atrapamiento y anillamiento, observación de aves, explicación de características de ejemplares, etc.).

Observé a un par de personas alrededor de una planta comentando el colorido de algo. Como el que no quiso la cosa me acerqué para ver si podía pillar algo sobre lo que se referían y al preguntarles me indicaron la presencia de una oruga. Al principio, entre la emoción de ver esa colorida oruga y pensado en hacerle fotos macro, únicamente me enteré de que correspondía a una polilla nocturna, que el colorido de la oruga era indicativo de su toxicidad puesto que su planta nutricia así lo es y que existe una “versión” roja y negra.

Primeras impresiones

Pues bien, la primera toma de contacto con el animal fue tal y como se ve en la siguiente foto.

Dos Orugas Esfinge de las Lechetreznas sobre una planta Euphorbia

Un par de orugas de color predominantemente verde, un patrón de colores negro, amarillo en la parte superior y un moteado blanco. Franja amarilla que recorre todo el dorso. De cabeza y patas anaranjadas. Es una oruga de tacto aterciopelado, suave. Carece de pelos en la totalidad de su cuerpo. Se aprecian un aguijón, cuerno o espina al final,en el extremo posterior. Esta protuberancia caracteriza a la familia Sphingidae.

Detalle de aguijón, cuerno o espina al final,en el extremo posterior de una Oruga Esfinge de las Lechetreznas

Se situaban quietas en una planta cuya identificación corresponde a una planta del género Euphorbia, llamada comúnmente como lechetreznas. Al partir uno de sus tallos sueltan un látex blanco que además resulta ser muy tóxico. De ese látex, las orugas asimilan el tóxico y resultarán venenosas ante cualquiera que quiera tratar de comérselas. Además, regurgitan un líquido verde viscoso si son molestadas.

Toxicidad

Parece ser que las orugas conocen de su toxicidad y no ponen mucho interés en pasar desapercibidas. De hecho, son muy llamativas en cuanto al colorido.Esta coloración de advertencia es llamada aposemática. Esta característica es compartida con las orugas de la Mariposa Monarca (ver entrada).

Detalle de colorido de una Oruga Esfinge de las Lechetreznas

En fases iniciales, las orugas son de un colorido verdoso – amarillento como hemos comentado anteriormente, para en una etapa más adulta, adquirir tonalidades rojizas y anaranjadas. De hecho, tuve la suerte que en las cercanías se situaba otra planta, pero con otros dos ejemplares de color rojizo.

Orugas Esfinge de las Lechetreznas sobre una mano. Colores verde y amarillo, rojo y negro

Una vez adultas y preparadas para la metamorfosis, primero se instalan en la tierra para transformarse en pupa.

Pupa de Orugas Esfinge de las Lechetreznas. Se esconden bajo tierra hasta que emergen como polilla.

En reposo, estas orugas quedarán con la cabeza más o menos erguida, mostrando la posición por la cual esta familia recibe el nombre de esfinge.

Hábitat de la oruga

Zonas cálidas y secas donde crezcan las plantas de las que se alimentan, es decir, las ya comentadas euforbias (Euphorbiaparalias, serrata, cyparissias, …). Pueden alimentarse también de Rumex, Polygonum, Vitis, Mercurialis, y Epilobium.

Se pueden encontrar desde cota 0 a nivel del mar hasta los 2000 metros de altitud.

Distribución de la oruga Esfinge de las lechetreznas Hyles Euphorbiae.

Es una especie propia de la región mediterránea (España, Italia, Grecia…).

Se conocen que son capaces de migrar hacia el Norte de Europa cruzando los Alpes.

A mediado de los 60, se introdujo en Norteamérica para tratar de combatir la planta Euphorbia esula, especie considerada invasora.

Experiencia Fotográfica con la Oruga Esfinge lechetreznas Hyles Euphorbiae

Es una especie fácil de fotografiar ya que es una oruga muy tranquila que a penas se movió si no es para comer.

Primer plano de una Detalle de aguijón, cuerno o espina al final,en el extremo posterior de una Oruga Esfinge de las Lechetreznas

Cuidado con molestarlas ya que vi como, efectivamente, regurgitan jugos de su interior.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *